Las herejías de Kepler (*)

Por Cinta Lluis y Josep Lluis

Ilustración en la Biblia de San Luis, también conocida como Biblia de Toledo en la que se muestra el Dios Pantocrátor de la tradición bizantina con un compás. (Realizada en París entre 1226 y 1234) Wikimedia commons

En el siglo XVI, en los inicios del Revolución científica, Johannes Kepler, el gran astrónomo, astrólogo y matemático alemán, escudriñaba los cielos con pasión y visión lógica y matemática, y desde un punto de conflicto con la tradición y la Iglesia. El camino de un hereje aun en contra de su voluntad.

La edad media aun le seducía, y quería encontrar las evidencias, por la observación de los cielos, de un Dios geómetra. Pero su observación amorosa y rigurosa de los cielos lo llevó a descubrir que, primero, los planetas no se movían en órbitas perfectas circulares como exigía la tradición de la cosmología aristotélica ptolemaica y platónica. Los planetas debían moverse en círculos porque ese es el movimiento acorde a la eternidad divina. Por el contrario, Kepler descubre la ley del movimiento planetario. Los planetas se mueven en órbitas elípticas, no en círculos perfectos. Esto ya conspira contra un orden astronómico como directo reflejo de una perfecta armonía divina. Por el otro lado, la figura geométrica del heptágono no podía ser trazada por el compas y el círculo, una imperfección que atenta también contra el Dios geómetra y la supuesta perfección de sus figuras geométricas. Dios así es cuestionado como perfecto arquitecto del universo. Por eso, para el pensamiento sacerdotal, el gran astrónomo se acercaba peligrosamente a la herejía. En medio de su audacia intelectual y librepensamiento, algunos primeros científicos de la modernidad temieron las denuncias de herejía. En este contexto, Kepler no renunció a los valientes descubrimientos que proveen la observación y la racionalidad, aun cuando en el cuerpo intelectual de estos avances se hundiera la daga del dogma religioso, y su pretensión de monopolio de la supuesta verdad. A pesar de la resistencia dogmática, las velas de los navíos de la Revolución científica en el siglo XVI, nunca dejarán de soplar con el viento de los nuevos descubrimientos por el método de la investigación científica..

E.I

Las herejías de Kepler (*)

Por Cinta Lluis y Josep Lluis

La misión de Johannes Kepler, matemático, astrónomo, astrólogo al servicio del emperador Rodolfo II de Habsburgo, era desvelar las leyes que sirvieron al Creador para dar forma al universo. Pero Kepler se enfrentó al juicio de una incongruencia, una pieza que no encaja con la lógica y que cuestionaba la omnipotencia de Dios. Esa incongruencia es la figura geométrica del heptágono. Euclides renunció a ella por su extravagante naturaleza, y que Kepler aseveró: “No ha podido ser construida por una mente conscientemente”.

“La Geometría es uno de los eternos reflejos de la mente de Dios”, escribía Johannes Kepler en Mysterium Cosmigraphicum (1597). “Yo me propongo demostrar que Dios, al crear el universo y al establecer el orden del cosmos, tuvo ante sus ojos los cinco sólidos regulares de la geometría conocidos desde los días de Pitágoras y Platón, y que Él ha fijado de acuerdo con sus dimensiones el número de los astros, sus proporciones y las relaciones de sus movimientos”.

El esqueleto del universo según Kepler

Según Kepler, el Cosmos estaba ordenado dentro de una gran esfera y había sido construido con la expansión de los poliedros regulares. Sólo existen cinco poliedros regulares: tetraedro, cubo, octaedro, dodecaedro e icosaedro.

Dentro de la órbita o esfera de Saturno, Kepler inscribió un cubo; y dentro de este la esfera de Júpiter circunscrita a un tetraedro. Sobre el tetraedro situó la esfera de Marte. Entre las esferas de Marte y la Tierra encajaba el dodecaedro; entre la Tierra y Venus el icosaedro; entre Venus y Mercurio el octaedro. Y en el centro de todo el sistema, el astro rey, el Sol. Kepler había construido el esqueleto de la Armonía de las esferas ensamblando poliedros.

El heptágono no encajaba

Para dar forma a la Armonía de las esferas, Kepler despliega en su obra Harmonices mundi el desarrollo geométrico de los polígonos, y entre ellos el heptágono, una singularidad que rompía la armonía.

En su obra, Kepler afirma que esta figura no ha podido ser construida conscientemente, y tampoco es posible darle forma con los métodos utilizados por Durero, Cardano, Clavio, o Burgi. Kepler duda si verdaderamente lo pudieron hacer, o si lo lograron de manera fortuita. Kepler basaba su argumentación científica en la imposibilidad geométrica de la construcción del heptágono heptágono. La construcción de esta figura tampoco se explica en los Elementos de Euclides, ni en el Almagesto de Ptolomeo.

Kepler llegó a afirmar que la máquina celeste no fue creada como un “animal divino, sino como un reloj regido por una fuerza que puede expresarse matemáticamente”. El Dios Geómetra, de gran popularidad en la Edad Media, estaba siendo cuestionado.

El modelo de Kepler del Sistema Solar, partiendo como base de los sólidos platónicos. La ilustración forma parte de la obra de Kepler Mysterium Cosmographicum. Wikimedia Commons

Las órbitas elípticas de los planetas

En el ilusionario del movimiento circular de los planetas había más cosas que no encajaban. Kepler no podía explicar matemáticamente por qué a principios de noviembre el atardecer del día cae rápidamente y el amanecer se adelanta velozmente a medianos de febrero. Convencido de que todo el cosmos y sus circunstancias podían explicarse con matemáticas, encontró cómo resolver el enigma.

Kepler en retrato de autor desconocido

Tras estudiar durante cinco años las observaciones exhaustivas y meticulosas de los planetas hechas por Tycho Brahe, tratando de ajustar el viaje de Marte a varias curvas, en 1609 publicó las dos primeras de sus tres leyes del movimiento planetario. La primera ley establece: “La órbita de todos los planetas es una elipse con el Sol en uno de sus focos”. Aquel hallazgo fue fundamental para la comprensión del universo. Sin embargo, también suponía zozobra en los intereses de Kepler. ¡Cómo era posible que el creador eligiera una elipse, y no un círculo perfecto!

En la mente de Kepler nunca hubo intención de cuestionar al divino Arquitecto del cosmos. Sin embargo, al otro lado del mundo, en Filipinas, un misionero dominico estudió al detalle la obra de Kepler y señaló la herejía: la opinión que Kepler había manifestado sobre el heptágono cuestionaba al Creador.

La herejía de Kepler

Fray Ignacio Muñoz Pinciano (1608-1685) escribió el Manifiesto geométrico (1684), en el que describe un método de trazado del heptágono, frente al desarrollado en la proposición de la figura determinada por Kepler. Esto significaba, para el fraile, que Kepler no solo estaba equivocado, sino que, además, su obra era una herejía. El fraile cree conseguir construir la figura a través del triángulo isósceles (9,4,9) refutando a Kepler por considerarla como impossible simpliciter. El dominico termina la obra apuntando que, pese a que Kepler ya está denunciado por la Inquisición, el Harmonices mundi no lo estaba, y, debido a sus tesis sobre esta figura, también habría de ser condenada.

Las leyes de Kepler y el movimiento elíptico de los planetas

Según el dominico, la obra de Kepler conduce a pensar que la Sabiduría eterna de Dios no es suficiente para construir la figura del heptágono, y por tanto carecería de cognoscibilidad científica. Fray Ignacio razonaba basándose en el principio de las Escuelas Metafísicas, donde lo que no tiene entidad, ni esencia, ni condiciones, ni propiedades, no puede existir.

El Manifiesto Geométrico fue una apología contra la incognoscibilidad del heptágono por ser una figura infinita, y de aquí el principio herético de Kepler. En el Génesis, la Creación es finita, los seis famosos días y un séptimo de descanso, y en la creencia de lo indeterminado parte el arrebato inquisidor del dominico.

(*) Artículo publicado en The Conversation y reproducido bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer la versión original.

Josep Lluis i Ginovart es Catedrático Intervención Patrimonio Arquitectónico de la Universitat Internacional de Catalunya. Y Cinta Lluis Teruel es ayudante de Investigación Júnior de la Universitat Internacional de Catalunya.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s